Skip to content

La Visa para los Prometidos: La Visa del Amor

March 12, 2012

por Josh Deere, Abogado de Inmigración
Hanes Hrbacek & Bartels LLC

Al discutir temas de la ley inmigratoria, nosotros nos centramos con demasiada frecuencia en las malas noticias, como las familias quebrantadas por la deportación, los tiempos de espera que aparecen interminables, y la pesadilla burocrática del sistema de inmigración de los EEUU. Cuando se siguen apropiadamente sin embargo, la ley inmigratoria de los EEUU puede proporcionar mucha oportunidad para éxitos y conclusiones felices.

Considere, por ejemplo, la Visa para los Prometidos (también conocida como la K-1 Visa). Esta visa es un mecanismo proporcionado por el gobierno que permite a un ciudadano de los Estados Unidos a traer su prometida quien no es ciudadana en el país para el propósito de casarse.

Por ejemplo, supongamos que Nick, un ciudadano de los EEUU, viaje a Costa Rica para una vacación prolongada. Un día al tomar una bebida exótica de un coco ahuecado – completa con paraguas miniatura – Nick fija su mirada en Rita, una nacional de Costa Rica quien resulta de ser la chica de sus sueños. Después de varios meses de llamadas de larga distancia, muchos correos electrónicos, y conferencias cada noche en Skype (nadie ya escribe cartas de amor), los dos deciden atar el nudo y criar una familia en un suberbio norteamericano.

Una vez que Nick y Rita estén casados, Nick podrá entregar una petición a los Servicios de la Ciudadanía y la Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) para ajustar el estatus de inmigración de Rita a la residencia permanente. Sin embargo, eso sólo puede suceder después de que ellos dos estén casados, e incluso entonces, el proceso de la petición de casamiento puede tomar meses. ¿Qué pasa si Rita quiere entrar a los EEUU para tomar parte en la ceremonia de la boda misma?

Con la Visa para los Prometidos, Rita puede entrar a los EEUU para el casamiento. Los requisitos para la Visa de los Prometidos son así:

• El partido que peticiona para su prometida debe ser un ciudadano de los EEUU;
• La pareja debe planificar en casarse dentro de 90 días de la entrada de la prometida en los Estados Unidos;
• Todos casamientos previos de cualquier partido deben haber sido terminados legalmente; y
• Los dos prometidos deben haberse conocido uno al otro, cara a cara, por lo menos una vez durante los dos años antes de la aplicación para la visa. (Hay unas pocas excepciones limitadas a este último requisito).

Es importante notar que una vez que la visa ha sido otorgada y procesada y la prometida ha entrado exitosamente en los EEUU, es mandatorio que la pareja se casar dentro de 90 días. De otro modo, la visa llegará a ser inválida y la prometida del ciudadano tendrá que regresar a su país. La visa no puede ser extendida.

Pero, si la pareja tiene éxito en casarse dentro de los 90 días, el cónyuge del ciudadano puede solicitar la residencia permanente y quedarse en los EEUU mientras la petición se procesa. Ella también puede solicitar un permiso temporario para trabajar mientras que espera la petición.

Si el cónyuge del ciudadano tiene a niños solteros que están bajo de 21 años, ella puede incluirlos en la aplicación para la Visa para los Prometidos. Si su visa es otorgada, el USCIS les dará una K-2 visa para los niños.

Tal como muchas otras categorías de inmigración, yo he encontrado que hay muchas equivocaciones con respecto a la Visa para los Prometidos. Por ejemplo, si un ciudadano de los EEUU planea en casarse con un inmigrante quien entró a los Estados Unidos legalmente antes de hacer planes para casarse con el ciudadano (por ejemplo, con una visa de estudiante, de visitante, o otro tipo de visa) el inmigrante no tiene que regresar a su patria y entonces reentrar a los EEUU con una Visa para los Prometidos. Sin embargo, tenga mucho cuidado con utilizar cualquier otra visa para entrar a los EEUU cuando el propósito del viaje es casarse. Si el USCIS determina que el inmigrante distorsionó el propósito de su viaje en la aplicación para la visa, el inmigrante puede ser acusado del fraude, y eso podría prevenir no sólo obtener la residencia basada en el casamiento, pero también podría significar la deportación y la negación de todos beneficios de inmigración en el futuro.

Mientras ambas la Visa para los Prometidos y la residencia permanente por el casamiento pueden proporcionar grandes beneficios de inmigración, ellos pueden ser muy complicados y requieren atención al detalle significativo. Cualquiera quien está considerando tomar tales pasos deben considerar hablar con un abogado calificado de inmigración.

Para más información, llame a Josh Deere en (719) 433-7571.

About these ads
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: